7/9/08

Los hombres que no amaban a las mujeres




Pues no me ha resistido a hincarle el diente a este tocho de el malogrado Stieg Larsson,y van doscientas paginas que se han hecho cortas.Los que gusten de el genero negro-tipo Henning Mankell- que la busquen,se pueden encontrar con algo incluso mejor.
Una joven,Harriet Vanger, desaparece cuarenta años antes de el momento en que se inicia la historia.El hermano de su abuelo,empresario retirado,ha revuelto cielo y tierra por encontrarla sin la menor pista.Pero cada año,el dia de su cumpleaños,recibe una flor enmarcada,el regalo que le solía hacer la joven antes de esfumarse. Este sería el primer vértice de un triangulo de interes creciente.El segundo es Mikael Blonski,periodista económico condenado por "difamación" de un potentado y tambien empresario,a Blonski se la han jugado,pero el autor no deja claro como,aunque tiene una trayectoria de honestidad en la profesión que hace que algo no cuadre.Retirado de el oficio,es contratado por el primero,Henrik Vanger,para revolver el caso de su sobrina-nieta en busca de algún indicio,el pago,ademas de una cantidad sustanciosa,es la "cabeza" de el tipo que le ha supuesto una condena en prisión y su desprestigio.
Pero aun falta un personaje esencial y cualquier parecido con detectives al uso es pura coincidencia,Lisbeth Salender,una joven hacker con antecedentes por drogas, seis o siete piercings y tutelada por el juzgado de menores,con una sorprendente habilidad para revelar lo que otros quieren que quede oculto.Salander presta sus servicio en una empresa de investigación a la que iba destinada a poner cafes,hasta que el jefe descubre sus aptitudes.Le encargan sondear los secretos de Mikel Blonski,hasta que el cliente decide rehusar,pero hay algo que ha picado su curiosidad y ya no se detiene.
Una buena historia esta servida...

2 comentarios:

Toupeiro dijo...

Se vende como rosquillas y todavía no conozco a nadie que no le haya gustado; la gente ya pregunta cuando sale el segundo.

Alan dijo...

Lo acabé hace unos dias y me pareció magistral,no decae,te mantiene en vilo sin ser superficial, y te deja con ganas de el proximo.